1.20.2011

Escuchar el barrio

Por estos días es ya un año de vivir en el nuevo barrio. No tan nuevo para nosotros, pues desde que recuerdo, es aquí, justo en el segundo piso, donde visitamos a mis abuelos. Y es en esta casa donde vivieron mis primas hasta su adolescencia y donde yo pasé muchos fines de semana y días de vacaciones. Sin embargo, del barrio no sabía mucho. Y lo poco que hoy conozco de esta cuadra se ha configurado a través de los sonidos que percibo.

Supongo que lo que sucede en Guayabal no se diferencia mucho de las dinámicas sonoras de la mayoría de barrios de Medellín, al menos de estrato 4 hacia abajo y por fuera de los edificios y unidades cerradas: construcciones, vendedores ambulantes, rumores, niños, partidos de fútbol y vehículos que hacen temblar las puertas con su paso por calles viejas y agrietadas.

Entre los constantes están el carro del vecino, un motor ruidoso que debe calentarse minutos antes de comenzar la jornada; el vendedor de frutas, que me sorprendió cuando descubrí que era una vendedora; los gritos de una vecina, la misma; esos, diría yo, son los sonidos que día a día trazan el paisaje sonoro de la cuadra en la que vivo. Y la música. comunes son la salsa romántica (música insulsa, molesta, empalagosa, chillona) cuyo volumen me despierta; el reguetón (dónde no), la 'música de planchar' y a veces los vallenatos.

¡Ay, la música! Ese ha sido el principal enemigo del silencio, del buen sueño, de la concentración. Aunque es injusto decir que ha sido la música. Ha sido el volumen que puede explotar un martes, un jueves o un sábado. Que puede explotar a la 1 de la mañana, cuando ya el barrio, excepto ellos, está dormido.

Y detrás de la música y de los sonidos cotidianos, están los personajes que los producen. Las caras que no he visto pero que imagino. El vendedor de limones: “docena de limones a mil”; el señor del negocio misceláneo: “estuches para el control remoto, cortaúñas, encendedores para estufa de gas”; el vendedor de morcilla, que pasa los fines de semana ofreciéndola para el desayuno y una aparentemente nueva: “forros para lavadora” parecía cantar una mujer, y su voceo, en principio, sonó como el canto de las mujeres negras, como un alabao.

Claudia vive en la casa del frente y hace empanadas en la tienda del lado de mi casa. Habla duro. Grita. Cuando está en su casa le grita a los de la tienda; cuando está en la tienda, le grita a los de su casa. Fue ella una de las partícipes del diálogo que tanta risa me causó:

- ¿Tenés una bomba de esas para ‘destaquiar’?
- Nada, la que me la prestaba era Adriana (nombre modificado porque no pude escucharlo bien)
- Ah, ella era la que me la prestaba a mí también…
- Nos quedamos sin bomba. Estamos embalados.

También fue Claudia la protagonista de la historia de aquel muchacho que salió para un partido de fútbol en el mes de octubre y que no regresó esa noche, pues hubo disturbios y andaba indocumentado. De eso me enteré en una noche de estudio, de esas en las que hay que seguir derecho para alcanzar a enviar un parcial antes de salir para el trabajo y que en esa oportunidad se vio perturbada por la crisis de la vecina y el muchacho que no aparecía.

El día en este barrio transcurre tranquilo, incidentes como los de esta semana son extraños: alguien se robó un celular, lo persiguieron, lo aporrearon, los vecinos salieron, llegó la policía. Eso es un suceso extraño. No es como era hace 20 años, cuando alias Chirusa, un mando medio del cartel de Medellín, llamado Fabián Tamayo, vivía diagonal a la que hoy es mi casa. Ya son varios los taxistas que me han contado que por aquí ni se podía pasar, que la zona estaba controlada, que los hombres armados (bien armados) eran paisaje. Historias macabras existen, pero son ya rumores, “mitos urbanos”, sonidos viejos que para mi fin, hoy no vienen al caso.

Repito entonces que el día en el que comencé a escribir, el día en el que estoy terminando, cada día, en este barrio, transcurre en relativa calma: un reguetón a lo lejos, un vendedor ambulante cada hora, diálogos y palabras que se entrecruzan de un balcón a otro, un carro, un partido de fútbol semanal, niños jugando. La cotidianidad de la vida del barrio que se oye, que se comprende también por la manera en qué suena.

22 comentarios:

DIEGO IBARRA PIEDRAHITA dijo...

Jenny, no son mitos aquellos aconteceres cotidianos a los que te refieres cuando hablas de Fabian tamayo "Chirusa".
Soy habitante de rodeo Norte Guayabal desde hace más de 26 años. Crecí con la cupula del cartel de Medellín. Mientras vivía en un segundo piso de la carrera 55, a la edad de 9 años, en el primer piso de mi casa había una tienda, que no pasaba de ser una fachada, y era atendida por un muy buen amigo de mi primo, se llamaba Wilmar Alonso Arroyave y moriría 4 años más tarde al interior de una maleta de un vehículo al lado de Paul Daniel muñoz Mosquera alias "Tilton" y hermano de la Quica y de Tyson, hombres fuertes del Cartel de Medellín. Así es como tenía la posibilidad de ver a los hombres que aparecían todos los días en la televisión en carteles que decían SE BUSCA, y luego verlos a menos de 4 o 5 metros de la puerta de mi casa, incluso, a veces, jugar con sus hijos de mi misma edad.
Lo que te cuentan los taxistas es poco en comparación a la realidad que se vivió en nuestro barrio. Allí, en el rodeo Norte, se concentraba un gran número de hombres del cartel de Medellín, incluyendo a "Chirusa" que no era ningún mando medio del cartel, para el año 87 y 88, era el hombre de confianza de Pablo Escobar Gaviria, tanto así que tenía como escoltas a otros jefes del cartel como los hermanos Muñoz Mosquera, o a algunos priscos, o hasta alias "papas" jefe de uno de los combos más importantes del Barrio Antioquia.
Así que, lo que tu cuentas es tan solo el inicio de lo que verdaderamente vivio nuestro barrio y te falta todavía mucho por contar sobre él.

Jenny Giraldo García dijo...

Diego, gracias por esta otra historia que contás acá. Estoy segura de que lo que sucedió en Guayabal no alcanza a contarse con una narración. Ustedes, los habitantes de hace tanto tiempo son unos sobrevivientes. Aquí, quería contar otra cosa, superficial, hasta divertida. Pero no desconozco las cicatrices que nuestro barrio quedaron, señal de eso es que sea comentario obligado para muchos taxistas, así sea un comentario pequeño, es una muestra de que el fantasma permanece. Los mitos, sé que son reales, usé el término por ser historias que se prolongan en el tiempo. Pero lo que contás, lo que cuentan, lo que se cuenta, estoy segura, sucedió en verdad. Y peor. Saludos y gracias. Qué grata sorpresa encontrar a un vecino aquí.

Carlos Ciro dijo...

Buena entrada, buena bitácora. Seguiré hurgando en el archivo y paseándome por acá de cuando en cuando.

Ardid dijo...

Hoy te vi, que, digo, te leí, en #Forocultura, y quien lo diría, 140 caracteres bastan para picar mi curiosidad y llegar de mi trabajo con libros y computadores a leerte de nuevo. Buen post, historia fuída... #megusto. Nos leemos

Jefferson dijo...

Fantástica entrada, que placer leer este tipo de líneas, cotidianas y atractivas a quienes amamos y disfrutamos de lo sencillo, de lo nuestro. Saludos

Anónimo dijo...

hola....les cuento que tambien vivi esa epoca,vivi en campo-amor(guayabal)y les cuento que esa epoca del 85-89 fuen una de los tantos años que se vivio de teeror en medellin.por alli vi pasar a la kika,tyson,popeye,la chepa,mano derecha de la kika,el pajaro,el viejo que dicen que fue quien le coloco la bomba a la macarena y muchos mas que se vieron en campo-amor y sus alrrededores es mucha tela por contar porque despues de eso muchos que eran del cartel pasaron a conformar el grupo denominado los "pepes".

Fabian dijo...

Ante todo, pido disculpas por cualquier daño causado por mi padre Fabian Tamayo Lopez Alias "Chirusa". Nunca tuve la oportunidad de conocerlo, pues tan solo tenia un año cuando fue "asesinado". Hoy en dia los unicos recuerdos que tengo, estan imprimidos en fotos. Honestamente, no conosco el verdadero pasado mio y es esta la razon la cual me trajo a esta Pagina. Se que siempre habran versiones distintas de un cuento o "mito urbano" como es describido en este blog, pero es interesante ver el impacto que tuvo mi padre en la sociedad. No se cual sera la "verdad" ni se si sus acciones fueron las correctas, pero lo unico que si tengo claro es el impacto que tuvo sus acciones en mi vida.

Cierro los ojos y todabia recuerdo perfectamente el rodeo guayabal, la chatarreria de don ramiro, la bodega de kirama y su loro que siempre ofrecia cacao. Confama, el santuario con sus hermosas niñas, el prejardin en esa calle que interceptaba con la 55 y iba a dar con la 65. Cuando Niño todo era...."normal" pero a medida que fui creciendo, me fui dando cuenta de la realidad de la vida. En un mundo donde salir de la pobreza es mas que una hazaña debido a la estructura de la sociedad, puedo agradecer el sacrificio que hizo mi padre por su ambicion y si acaso por su familia. Hoy en dia no se cual fueron sus intenciones. Quiero que quede claro que no estoy orgulloso de la manera en que el logro su meta, pues se que dejo atras muchas familias destruidas. Pero Gracias a ese sacrificio que hizo, hoy puedo decir que talvez mis hijos tengan un futuro mejor, un futuro en el cual talvez ni se escuchen ya estos mitos urbanos. Estamos en un mundo vil, en un mundo donde el mas fuerte es el que sobrevive. Hay veces nos toca sacrificar cosas para poder alcanzar nuestras metas. Para aquellos que piensan que sigo su pasos, no es el caso. Pues al ser asesinado(talvez fue lo mejor que pudo aver pasado para mi bienestar) cambio todo mi futuro. Fui criado por una madre viuda la cual se sacrifico trabajando como esclava para sacarme adelante pues de tanto dinero, no quedo si no nuestra propia familia destruida.

Lamento el desorden con este blog que acabe de escribir, fue mas como lo que llamamos en ingles "Free writing". Simplemente escribia lo que se me venia a la mente..... desearia poder compartir mas con ustedes pero manana madrugo a trabajar.

Cual quier persona que tenga una historia que involucre a mi padre, me gustaria oirla en este caso lerla ya que hay veces es bueno conocer el pasado para no cometer los mismo errores. "quien no conoce su historia, esta condenado a repetirla"

ATT- Fabian Tamayo Velasquez

DIEGO IBARRA PIEDRAHITA dijo...

Fabian que alegria volver a saber de vos después de tantos años. Tal vez no me recordas, pero fui muy amigo de tu tío Oscar cuando eramos pelaos. Pasabas algunos días de vacaciones con nosotros e incluso alguna vez estuvimos en el apartamento en las Vegas nadando, recuerdo como anécdota, que la bañera la inundamos al dejarla abierta jajjaja. Me alegra mucho al ver entre líneas que sos un hombre, con buena proza y sin duda, resalta lo que dices de tu mamá, te educó y formó bien. Mi primo es buen amigo de "cascarita" él también estuvo involucrado con tu padre, fue el segundo de papas luego de que cogieran "al parce" o como es más conocido "la quica" quien fuera, en cierta medida, su mentor. Supe desafortunadamente lo de tus abuelos. Para anónimo, con tu comentario se me vinieron a la memoria muchos otros nombres, Guapé, patillas, que lo mató el F2 en el ronpoy de Monterrey, camino, boricua, el ratón, en fin. Estaba muy pequeño en aquella época, 7, 8 años, pero fueron años que nos marcaron a muchos de nuestra generación para toda la vida.

Ex habitante del rodeo dijo...

Excelente blog. Yo nací y me crié en el rodeo norte hasta los 12 años; salimos cuando el ambiente se volvío insoportable y mis padres tomaron la decision de vender la casa y cambiar de barrio. Chirusa, el negro martín y muchos otros fueron amigos de infancia de mis hermanos mayores y de ellos sólo tengo los mejores recuerdos. Seguramente sus decisiones de vida no fueron las más acertadas, pero detrás de sus historias hay muchas más cosas que sólo quienes llegamos a conocerlos podemos dar fé. Muchas historias tristes y alegres en ese barrio que a pesar de todo me dió los años más felices que recuerde.

Anónimo dijo...

Tambien vivi por alla y aunque era una niñita mi amor platonico era cascarita.

Diego dijo...

fabi hermanito... no se por q me dio por buscar a mi papa en la red..y me encuentro con este blog y me dio alegria al verte copiar por aca lo que dices es muy cierto.. nos criaron nuestras mamas.. matandonsen para darnos un futuro... pero no jusgo a mi papa fabi, por que el siempre quiso lo mejor para nosotros..Solo hay q mirar con otros ojos (ese era su trabajo)...me hubiera gustado compartir mas con el.. el era muy buen padre.. me da tristeza hermano q ni tu ni mi hermana lo pudieron disfrutar tanto como yo...te queria decir q muchas cosas q lees de el, no son tan ciertas.. el fue un loco .. por q todos los q estan en ese mundo lo tienen q ser... y te lo digo por experiencia propia... brother usted sabe q lo quiero mucho... y dentro de poco nos veremos..
..Diego Tamayo..

Anónimo dijo...

Hola me gustaria saber quien es "Chirusa" en Escobar, el patron del mal. Gracias

Anónimo dijo...

lo q mucha gente no sabe es q a chiruza lo confundian con pinina.. pinina es uno y chiruza otro..

Jenny Giraldo García dijo...

Es muy raro encontrar tantas conexiones a partir de esta entrada. Hermanos, vecinos... y la historia común de la guerra de nuestra ciudad. Un saludo para todos, gracias por pasar por acá. Si quieren contar algo más, si les suena la idea de escribir la historia de este barrio y de estas cuadras, sería un ejercicio de memoria muy interesante. Mi correo es jenny.giraldo@gmail.com.

Anónimo dijo...

Yo solo tenia como 12 anos en ese tiempo pero en mi memoria: las mejores fiestas las hizo ese man "chirusa," de cuadra completa, donde hasta los chiretes comian. Globos en Diciembre de hasta tres pisos. Fueron pocos anos que tuvo billete pero los disfruto (o al menos eso parecia).

Anónimo dijo...

Diego Tamayo....me acuerdo de voz cuando yo vivía en Mallorca y vos en manzanarez' cuando tu mama de cabello corto y tu papa en lo suyo y de bigote andaban en un mercedez rojo descapotado. Con vos vi terminator 1 en el primer beta o vhs que conocí en mi vida. Compartimos poco .. pero 23 años en guayabal dejan huella... autotransformar, camilito, meñique, las filas de policías para recibir lo suyo, tu padre en una mesa con incontables fajos de billetes para los policías, etc dejan mil recuerdos

Anónimo dijo...

Yocreci en el rodeo aunas 3. 4cuadras de la casa de donde chiruza se reunia con familiares amigos y escoltas y sicarios y jente muy peligrosa yo era peqeño perorecuerdo muchas cosas como un gamuncito el la esquuna don de vendian zapatos pasaron los carros de chiruza y solo. Lo mataron atiros porqe si sin importarles nada ni nadie. Eso fue alas 12 del dia y regresava dela es cuela al pasar por el tatller qe el tenia dava miedo porqe so se veian dicarios y jente la qe ni podias mirar muchos miertos entre esos mi hermano quien lo mato in tal alias la garra por robarle 2millones o al go asi. Llo era muy peqeño pero fue tan fuerte loqe vivi qe esos recuerdos aun estan frescos. Como ayerver pasar como sinada al frente de mi escuelita ataison kika palomo pinina y toda esa jente re cuerdo qe nos dava miedo salir de estudiar portemor aqe nos pasara al go espero qe esto te ayude a conoser un poco mas aqel pasado detestable de daño mofamilia y miles mas

Anónimo dijo...

Se tarԁa bastantе en daar con articulos
biesn еxpresados, de modo que debo felicitarte.Saludos.


Para veeг mas puede visitar Juan

Anónimo dijo...

alguien tiene una foto de fabian tamayo chirusa?

Dagoberto Zamorano dijo...

bueno fabian...sera q hablamos de fabian hermano de julieta nelso gloria e hijo del señor fabio....vivi en el rodeo y vivi una de las experiencias maravillosa con los tamayos lopez....y por supuesto q si hablamos de la misma familia conoci a fabian en los años 79 y 80...

Dagoberto Zamorano dijo...

bueno fabian...sera q hablamos de fabian hermano de julieta nelso gloria e hijo del señor fabio....vivi en el rodeo y vivi una de las experiencias maravillosa con los tamayos lopez....y por supuesto q si hablamos de la misma familia conoci a fabian en los años 79 y 80...

Anónimo dijo...

fabian Tamayo conocido como chiruza empeso sus andansas en 1984