10.29.2008

Arturo Alape

La voz pausada y la mirada tranquila, así vi a Arturo Alape en una de sus últimas entrevistas, que tuve el honor de hacerle. Un periodista que escribió una historia de Colombia que muchos no vimos porque los ojos los hemos tenido vendados. Si esta fuera la época de Alape, estaría tal vez buscando la verdad aterradora de los desaparecidos de Soacha para publicarla una vez completada, madura, certera; porque de eso habló Alape en sus libros, porque buscó la razón de esta eterna guerra entre los antihéroes colombianos, entre los menos visibles, entre los más adentrados en la guerra como tal.

Lo recuerdo ahora porque en este maremágnum de memoria, perdón, justicia, reparación, olvido, encuentro en el legado periodístico que Arturo Alape le dejó a Colombia, sinceros visos de esas palabras que nos colonizan, a veces sin un sentido claro. Hablar desde el que es considerado enemigo es uno de los primeros pasos hacia la paz, por lejana que esta parezca. Conocer al guerrero brinda la posibilidad de perdonarlo, aunque en este país el perdón parezca absurdo e imposible.

A continuación, una breve nota, producto de esa entrevista, publicada como homenaje póstumo en UN Radio Medellín.

2 comentarios:

Sandel dijo...

Alape menciona un aspecto de nuestra realidad colombiana, la indiferencia ante la muerte y tragedia de los demás, que tendríamos que contrarrestar para acercarnos a la paz. El olvido en nuestras sociedades es común si no hay quien mantenga viva la llama de los recuerdos.
Me gustó la voz de la introducción, es la tuya? Ojala te siga el juicio y no te preocupes por el tiempo que de todas maneras vuela. Saludos cordiales desde Bruselas.

Jenny Giraldo García dijo...

Hola, Sandel. Gracias por escribir. Sobre la indiferencia... ni sé que decir, en este país la gente pasa de largo y ya hay quienes me tildan de loca por sentir los dolores ajenos y tratar de hacer algo al respecto, así sea escuchar a los que lo necesitan. La voz es mía, sí,intento explotarla al máximo. Jeje. Saludos.