3.09.2008

Víctimas con nombre propio


Las víctimas de esta guerra tienen nombre propio. Son mujeres, hombres, niños y jóvenes cuyos rostros no nos son ajenos. Se llaman Juan, Alberto y Nora; sus apellidos son Cobaleda, Ruiz y Giraldo. Son las almas que todos los días, y desde hace más de 20 años, nos está robando la violencia.
Tristemente, la última manifestación en homenaje a estas víctimas no fue muestra de ese dolor compartido, no dio fe de una tragedia colectiva. Se mezclaron los rostros de las madres que esperan, que piden vivos a sus hijos, que piden aunque sea un cuerpo al cual sepultar y llorar con los discursos antiimperialistas de estudiantes que se manifiestan quemando banderas y que piden paz con actos de violencia...
La petición en una y es simple: BASTA! para que Colombia no se nos termine de desangrar.

3 comentarios:

DianaH. dijo...

Unas fotos cargadas de mucho drama. El contexto lo ameritaba definitivamente. Me encanta que estés haciendo este tipo de tomas Jenny! :)

Abrazo enorme.

Max Gallinazo dijo...

Muy bonito para una pancarta. sin el ánimo de ofender, por supuesto. me parece que también hay que decirle basta al discurso del basta, porque es romántico, ha visto suceder las peores atrocidades, y las seguirá viendo suceder sino toma conciencia de su propia inutilidad. no es contra vos, es contra ese discurso del Basta. un abrazo.

Oyerista dijo...

También fui testigo del desencuentro que narras, entre marchistas mamertoides y marchistas auténticos, además sentí unas cuantas miradas que observaban con curiosidad la fotografía de la víctima que llevaba en mis manos, eso me ayudó a mantener viva la esperanza y a confiar en la incipiente consciencia ciudadana que se abre paso.

Respecto al "basta", aunque concuerdo en parte con la opinión de Gallinazo, también siento que se trata de una expresión incompleta, que podría proponer algo más, aparte de detenernos: Construir juntos, respetarnos, escucharnos...

Gracias por las fotos Jenny.