3.03.2008

6 de marzo de 2008

Sólo espero que esta fecha no se recuerde como la de la marcha frustrada en la que unos cuantos pretendían protestar en contra de los paramilitares y los crímenes de estado. O, lo que es peor, que no sea recordada.

Hice la pregunta repetidas veces cuando se acercaba la marcha del 4 de febrero. La respuesta era inmediata e inminente: sí, sí marcho, porque estoy en contra de las Farc, porque quiero que devuelvan a los secuestrados. Y todos marchamos, salimos a la calle con camisetas blancas, compramos camisetas con mensajes de libertad, despreciamos a la guerrilla de las Farc por la inhumanidad de sus actos. Ahora, repito la misma pregunta y la respuesta no deja de preocuparme: no sé, tal vez, cuándo es que es esa marcha, quién la organiza, yo ya marché. En suma, más dudas que respuestas, y pocas de ellas positivas.

La marcha del 6 de marzo no ha sido publicitada, no ha sido mediatizada. Hasta ahora no he escuchado o visto campañas masivas que inviten al encuentro y no he leído comunicaciones o análisis que le den a la marcha el status de una gran manifestación de la sociedad civil, no ha sido catalogada de smart mob y el número de integrantes que el grupo que apoya esta causa tiene en Facebook no alcanza ni la mitad de los que aún están registrados en el grupo ‘Un millón de voces contra las Farc’.

Me ha tranquilizado, sin embargo, opiniones y editoriales que este fin de semana recordaron la importancia de esta marcha, por convertirse en un acto de justicia. El discurso ha logrado ya una homogeneización que desembocará en miles de persona reunidas diciendo que la violencia no es aceptable bajo ninguna causa, ninguna excusa y ningún nombre.

Sigue siendo preocupante esa aceptación silenciosa de la derecha, esa paramilitarización de la sociedad que redunda en una excesiva tolerancia aún frente a las evidencias de desaparecidos, fosas comunes, muertos y cínicas confesiones. Justicia, paz, desmovilizados y reparación no son más que falsos puentes que nos han llevado a ver con buenos ojos las acciones paramilitares y parapolíticas.

Pero es hora de comenzar a ver y a llorar por los dos ojos, como lo expresara Héctor Abad Faciolince en su columna de la revista Semana. Él declara que irá a recordar con dolor la víctima que su familia le puso a esta guerra, su padre, el Doctor Héctor Abad Gómez. Así mismo El Espectador, a través de su editorial, y la revista Cambio, que desde la misma portada recuerda que los paramilitares también han 'secuestrado', sentaron su voz de apoyo a la marcha en homenaje a las víctimas de los paramilitares y de los crímenes de estado. También lo han hecho Eduardo Escobar, Héctor Rincón, María Elvira Samper, que con dos contundentes párrafos dijo: Voy a marchar el 6 de marzo.

Salir una vez más, al medio día a caminar bajo el sol, sacrificar nuevamente dos horas de almuerzo y tal vez dos más de trabajo y atreverse a retar a quienes han hablado de esta como una marcha a favor de las FARC, financiada por Chávez y en contra del estado colombiano, será un acto que realmente demuestre que esta sociedad civil rechaza la violencia en todos sus formatos, reclama justicia para todos y anhela una paz transparente sin intermediarios que usen ese deseo colectivo para alcanzar otros fines.

La imagen se llama War y es de Zombpunk, tomada de Deviantart

7 comentarios:

Johansson dijo...

Te tengo una pregunta ¿vos, porqué vas a la marcha? ¿vas a la marcha? No entiendo mucho tu texto. ¿Es una critica a los medios por no mediatizarlo, o es tu razón para no salir a marchar? Es ambiguo el texto. No es necesario que los medios publiciten mucho la marcha, bueno, es necesario para que la gente se entere y salga, pero no es necesario para gente, como vos y yo y muchos más, tomemos la decisión de salir a marchar. Espero que salgás porque querés, porque de verdad sentís la necesidad de hacerlo. No porque los medios lo publiciten o no.

Es con mucho respeto Jenny, un abrazo...

Jenny Giraldo García dijo...

Johansson. Claro que voy a la marcha, voy porque siento el dolor de las víctimas, ni siquiera es por la justicia de "si fui a la una, tengo que ir a la otra", iré a todas las marchas que rechacen la violencia, expresaré de cualquier forma mi rechazo. En cuanto a los medios, si hay algo de crítica por no haberse hecho tan presentes, y tenés razón en que somos nosotros y no los medios los que nos hacemos sentir, pero me encontré con muchas personas que simplemente no sabían de qué se trataba, pero al enterarse también supieron que debían ir, que también se unían al dolor de las víctimas más invisibles. Y espero que también tenga impacto, quizás no tendrá tanto como la anterior, pero tampoco es necesario, porque a veces los excesos desvirtúan las intenciones, no sé si haya sido el caso, pero puede pasar. Gracias por comentar. Gracias por cuestionar. Otro abrazo.

Oyerista dijo...

En particular en la semana que estamos pasando es posible que la divulgación por los medios ayude. Hay mucho ruido en el ambiente.

Esta marcha ha sido víctima de un ataque brutal, primero por parte de las FARC que se le treparon enseguida de la marcha del 4F, que si los afectó. Enseguida llegaron José Obdulio y Londoño a torpedearla, sin mostrar el más mínimo respeto hacia las víctimas, diciendo que la marcha era de las FARC y desafortunadamente los medios le hicieron eco; eso le hizo mucho daño. Afortunadamente ha tomado un segundo aire y la coyuntura puede ser positiva para recuperar la iniciativa hacia los ciudadanos y evitar que ocurra lo que dices al inicio de tu post.

Algunos medios están activos frente al tema y como dice Johansson las personas podemos decidir por nosotros mismos a la hora de participar. Ojalá el viernes amanezcamos con buenos recuerdos de la marcha.

escenaenelmar dijo...

Yo también me pregunto lo mismo. No pude salir a marchar porque la marcha fue organizada en una hora donde tenía que responder por mis actividades labores. Sin embargo, pude observarla desde el edificio. No sé que es peor, que los medios de comunicación no difundan una protesta contra los crímenes de estado y las víctimas de la violencia, o haber visto, desde la ventana de mi oficina, un montón de encapuchados quemando banderas y cometiendo más actos de violencia. Por último rayaron las piramides de la Oriental con aerosol, que si antes eran feas, ahora están peor. Esos actos, de llover sobre tierra mojada y seguir manifestandose con más violencia, también dejan mucho que pensar. En fin ya no sé ni lo que estoy diciendo. Pero acompaño a las víctimas, sin aerosol pero si de todod corazón.

Max Gallinazo dijo...

no es que no haya que marchar. en paris las marchas funcionan. pero no, lo que funciona en paris es la lucidez tremenda de los parisinos, que no se plantean dilemas en torno a lo mediatizada o no que esté la marcha. una marcha donde la gente marcha porque la mandan a marchar de alli o de alla, contra esto o cotnra aquello, es una marcha de ovejas. ovejas, sobr todo en la marcha contra las farc, y tambien en la marcha contra los otros tipos. aqui se piensa teniendo como único fundamento lo qeu dicen los medios de comunicación. cosa bastante grave. que sí, que no... el lío con los medios de comunicación en colombia es qeu no son, en su mayoría, del todo medios de comunicación, sino todo lo contrario. pero eso solo es el fundamente de una idea que debe dejar se ser discurso y convertirse en acción...

Jenny Giraldo García dijo...

Max: Triste pero cierto, aquí los medios son los que dicen cómo y cuándo hacer las cosas, sin porqués... así está mejor. No es una idea mía, es una realidad, para muchos el país es lo que dice RCN y la política, lo que dice Vicky. Creo que también es obligación de los periodistas y comunicadores "independientes" mirar cómo los medios masivos están construyendo opinión pública.

mella dijo...

Mucho intereste!