2.12.2008

Periodismo de conciencia

Dentro de todos los periodismos que se dictan en la universidad, tal vez quedó faltando el periodismo de conciencia.


Sería periodismo de conciencia el que se haga con el cerebro y con los sentidos, juntos y revueltos. Un periodismo que tantas veces se ha denominado como ciudadano, que construya, que proponga y no que se limite al hecho de informar o de salir adelante con críticas irresponsables y desmesuradas que generan más daño que reflexión.

Y es que se sabe que los medios de comunicación tienen sus intereses particulares, mediados por la pauta, las tendencias políticas, la competencia y los dueños, pero seguramente cada periodista podría hacer su pequeño aporte a la construcción de una sociedad mejor informada, que entienda mejor las realidades que lo circundan y más capacitada para decidir.

No es secreto, por ejemplo, que los dos diarios antioqueños, esos que rigen la opinión pública del departamento hacen parte de familias y de emporios que median la información que allí se publica, y con esta realidad, lo que preocupa es que los mismos redactores admitan que en su medio, en lugar de escribir, se dedican a “llenar las páginas de bobadas”, porque el tiempo, porque el especio, porque los cuelgan, porque las chivas y cualquier cantidad de excusas para hacer un ‘periodismo’ mediocre, que es, tristemente, el periodismo del que se vive, el que se lee y al que se le come cuento.

Pero hay rezagos aún, -o asomos apenas- de ese periodismo que hace pensar, que aporta, que construye ciudad, hay que buscar bajo las piedras, entre los anaqueles y entre el ancho mar de medios, información y periodistas.

La foto es de Melpomene en DeviantArt, y es una muestra de cómo las fotografías también cuentan historias importantes, que más allá de la estética o del clic en el momento indicado, pueden ser retratos humanos. Esta se llama Legal, y habla del robo de gasolina en La Guajira.

3 comentarios:

Laura dijo...

Jenny: Me pareció muy interesante tu comentario y más sabiendo que tu también haces perdiodismo.
Pienso que son ustedes, los periodistas, los que deben empezar con esta clase de periodismo de conciencia y creo que espacios como este, son algunas formas de empezar a dictar dicha materia.
TQMM

escenaenelmar dijo...

Tal parece, querida compañera periodista, que estamos en los días en los que nos criticamos, nos desinflamos. Esas actitudes de autodestrucción muchas veces hacen mejores personas. Esperemos nuestro cambio.

Oyerista dijo...

Voto por que sean asomos. Creo que el periodismo es una de las disciplinas que va a tener mayores transformaciones en este siglo, quizá no tanto en lo que respecta a sus bases (servicio, imparcialidad, rigor, pertinencia, oportunidad, respeto) pero si a dos de sus mitos: La objetividad y el poder. La primera es fuertemente confrontada por la ciencia que insiste en mostrarnos que es poco menos que imposible pues nuestra simple presencia altera los hechos y además está la irrupción de subjetividad que permiten espacios como este y el intercambio de subjetividades que se produce gracias a las nuevas herramientas de participación.

De otra parte, aunque el predominio del "mainstream media" todavía otorga importantes cuotas de poder a quienes se valen de los medios masivos como vehículos de poder, me parece que lo que tu mencionas "la consciencia" es un buen contrabalance, pues al poder lo balancea la ética y la propia competencia implica que quienes tienen algo para decir encuentren cada vez audiencias interesadas en conocer historias más cercanas no solo por lo cotidianas sino por lo auténticas.