9.28.2007

Frases célebres

Me permito celebrar la mediocridad, la falsedad, la irreverencia, la insolencia, la desfachatez… todos tenemos derecho a hablar barrabasadas cuando nos tomamos unos tragos o cuando estamos en esa dinámica de aniquilar las neuronas por un buen rato. Lo que me pregunto es si ese mismo derecho existe en la esfera pública, sobre todo, si de campañas políticas se trata.

Pero para aterrizar mis ideas sobre este Elogio de la Locura, (con todo, pero todo, el perdón de Rotterdam) he recopilado una sarta de frases que sólo reafirman que nos encontramos frente a un candidato corrupto, incompetente y, diría yo, en un estado de esquizofrenia adolescente, que ha afectado seriamente su perspectiva de la realidad.

Mientras escribo, trataré de recordar cada una de las fuentes, sin embargo, la fuente es la misma: Lupe, Luis XV… Luis Pérez Gutiérrez.

De Semana


“La falta de acceso a la tecnología convierte la pobreza en un problema eterno, entonces voy a ofrecer Internet gratis, cada niño tendrá un computador, voy a congelar las tarifas de energía y voy a crear un banco de alimentos.”

Claro, pan y circo para el pueblo. A regalarle comidita a los pobres, a regalarle computadores a los desconectados, a regalarle Internet a niños que no tienen acceso a los servicios básicos. La conectividad no es un asunto de regalar computadores, el foco debe estar en la educación. El círculo de pobreza sólo se romperá cuando los “pobres” dejen de pensar como pobres, y con estas medidas solo se logrará que aquellos que cuentan con menos recursos sigan esperando que todo les sea entregado sin esfuerzos, eso sí perpetúa la cadena de pobreza y miseria.


“No conozco a ‘Don Berna’ y no sé cuál sea su poder en la ciudad”.

¿Dónde estuvo Pérez en los años de esta Administración? Don Berna es más famoso que muchos de sus políticos y amigos, hasta los niños juegan con ese nombre. Sería bueno que antes de lanzarse a una campaña política, los aspirantes a cargos políticos investigaran, preguntaran y se enteraran de las realidades que se respiran en las geografías que pretenden gobernar.


“Voy a construir las ‘zonas seguras’ con un aumento de pie de fuerza y con el apoyo de los 24.000 vigilantes privados que tiene la ciudad”.

¿Quién avala esta promesa?

Y... como los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, he aquí un ejemplo de la atrevida ignorancia. (tomada de Votebien.com)


“Si me va a poner Internet yo le firmo”, dijo Rodrigo Cuartas, un vecino del barrio Belén por donde el jueves pasado estaba haciendo correría el Comité de firmas de la campaña.


***
Pero como de elogios se trata, quiero dedicarle la última parte de este post a Pascual Gaviria, diría yo que la ciudad debería manifestarse a su favor, porque ya comienza a sufrir los abusos del poder. Este candidato, siendo sólo candidato, ha puesto sobre la mesa su deseo de censurar sus columnas de opinión, y por si fuera poco, avalado por la legalidad. La noticia de su retiro como 'interrogador' a Luis Pérez en el foro de la Universidad Nacional ya se conoce bastante. Aquí va un resumen, de primera mano:


"Un minuto antes de comenzar se me informó que había dos candidatos molestos con mi presencia y que incluso uno de ellos había planteado la posibilidad de retirarse antes que tener que responder mis preguntas o mirar mis ojos de basilisco. Se decidió con la desidia de Salomón, y mesa, membrete y vaso de agua fueron sacados según la voluntad del interrogado. Pasé sin afanes a la tras escena y gocé de mi vaso de agua sin pagar por él son el sudor frío que implica todo careo.


Luis Pérez Gutiérrez argumentó que algunas de mis columnas anteriores contenían insultos contra dos candidatos y que mi posición política era evidente a favor de uno de los 7 en carrera. Debo decirle que mis columnas referidas a él y a otro aspirante han sido para cuestionar sus actuaciones como alcaldes de Medellín. Resulta que los candidatos a reincidir no deben responder sólo por sus propuestas sino por sus ejecutorias pasadas. Pérez tiene serios cuestionamientos que llegan hasta las sanciones en firme de la Procuraduría General
El candidato habló también del equilibrio y la imparcialidad. Pero es imposible que quien escribe columnas de opinión hable desde el fiel de la balanza, opinar implica tomar partido y los políticos deben responder sobre todo a sus opositores. Los imparciales en política son los apolíticos y esos no preguntan, miran hacia otro lado, ríen despreocupados y firman planillas que los políticos ponen en sus manos.”

La respuesta de Luis Pérez: Una demanda, y Pascual, que creo no tiene miedo de darle la cara a nadie ni a nada, se fue para la Fiscalía y esto fue lo que encontró:

El hombre, con ceño compungido que casi llegaba al ojo lloroso, afirmó que yo había “destruido su dignidad” y que debía devolvérsela. Pregunté por el decir específico con que había logrado semejante agravio y la fiscal me leyó una parte del expediente. En un reciente artículo titulado Repugnancia electoral dije que Luís Pérez resultó un fiasco como alcalde de Medellín, y agregué que era un candidato demagogo y frívolo. Dije también que me gustaría que los electores de esta ciudad asociaran su nombre al unto y al abuso, porque considero, como uno de los habitantes de este valle, que sus actuaciones como alcalde fueron muchas veces abusivas y muchas veces dudosas, dignas de ser miradas con desconfianza por los electores que ya una vez mordieron el anzuelo brillante de sus promesas.
Se me ofrecieron como alternativas la retractación o el compromiso de no referirme al ofendido hasta pasado el 28 de octubre. Tocará incluir un nuevo adjetivo para el compungido candidato. Resultó cínico, además de todo. No me puedo retractar porque guarde con celo una memoria de su amplia colección de pifias. Por acción, por omisión, por descuido, por gusto. Es mi opinión como ciudadano sometido a los poderes del gobernante y creo que tener una opinión sobre un político es un derecho elemental…
Al final dije que era imposible que yo renunciara a referirme a un candidato, que debía hacerlo muy a mi pesar. Porque los candidatos no pueden imponer el silencio de los periodistas por la vía judicial.”
Artículos completos en el blog Rabodeají.
Me prometí no hablar de campañas, candidatos y mucho menos de este particular, pues quería usar este espacio para los temas que me apasionan. Pero entre todas las cosas, me apasiona la ciudad, y su futuro, ineludiblemente ligado al movimiento político de estos días.
A propósito, una de estas columnas, la que si titula En la oficina del Fiscal, debió salir publicada hoy en El Colombiano, diario en el que Pascual tiene un espacio cada viernes, y que, extrañamente, hoy no tiene su firma por ningún lado. ¿Carrera por la censura?

1 comentario:

Dario Ortiz dijo...

Estoy de acuerdo con vos, y veremos que tan formada está la opinión de los electores en Medellín...

Una vez escribí sobre el tema Lupe en un blog colectivo que ibamos a hacer con unos amigos pero abandonamos la idea por falta de tiempo. Acá te dejo el link

http://www.losbloggers.tv/Blogs/tabid/120/EntryID/936/Default.aspx