8.01.2007

Y seguimos tan tranquilos

HÉCTOR Rincón lo dijo, lo preguntó ¿Por qué nadie se ha pronunciado sobre la denuncia que hicieron algunas organizaciones sociales de Medellín sobre la "esclavitud" de niños y niñas en esta ciudad?. Sin embargo, no es de sorprenderse. Esta ciudad tiene aquel mal vicio de seguir derecho, de permanecer callado. Y no sabe uno si culparse, culparnos, o si es que ya alcanzamos ese nivel de inmunidad y tolerancia ante la desgracia, siendo nosotros mismos tan víctimas como los niños que suben a los buses con sus dulces y sus vallenatos desentonados, o como los niños que uno se encuentra en las mañanas saliendo de costales y cambuches improvisados en las calles del centro, o como las niñas que se exhiben -y se venden- en los bajos de estaciones del metro, en las afueras de bares y en los acopios de taxis.
Ellos, explotados por sus padres, por sus familiares, por sus amigos, tienen sus expectativas de vida tan reducidas como prolongadas por el nacimiento desmesurado de hijos e hijos e hijos de la calle, que perpetuarán ese círculo de pobreza, miseria, prostitución, maltrato y esclavitud.
Ellos ya no lloran, porque aunque la vida les ha enseñado a sufrir, no les ha permitido llorar, y los otros, los que pasamos de lado, tan inocentes y lejanos de ese sufrimiento, lloramos cada noche, cuando vemos las noticias, cuando se nos acercan a pedir limosna, cuando los vemos con sus ojos esperanzados, como los de cualquier niño, pero sin la esperanza que debe abrigar a cualquier niño...
Los otros, nosotros, lloramos, y al otro día nos levantamos, y salimos a la calle, y volvemos a ver y a llorar, y algunos quizá lo escribimos, lo comentamos, lo condenamos, lo maldecimos, nos avergonzamos de vivir en esta eterna primavera, pero nos aguantamos, y dejamos que la vida continúe, y que se perpetúe esta cadena.

1 comentario:

Laura dijo...

El mejor blog que he visto, y este mini articulo esta muy bacano, y me gusta como escribes, tienes algo o mucho de REALISMO y eso está muy bien, por que en este mundo de mierda, lo único que queda por hacer es ser realista y SOÑAR....
FELICITACIONES, deberían haber más blogs culturales como este